viernes, 21 de agosto de 2009

De los textos del alcohol / José Cruz Camargo Zurita


Alejandra Arteaga

Aquellas noches en la mente de hombre, teñidas por las presas que su red de sentidos logra atrapar, se asocian al escrutinio de lo más profundo del ser, que busca una salida, a la masa que conforma la individualidad de un par de ojos, a través de la poesía; así De los texto del alcohol José Cruz Camargo Zurita dibuja la silueta de su espíritu.

No es ninguna novedad que el hombre realice una búsqueda exhaustiva a lo largo de su vida para desmenuzar los cuestionamientos que de manera imprescindibles merodean el pensamiento ¿quién soy?, ante esta necesidad la creación literaria emerge como barco en el mar de las letras no articuladas para erigirse como un boceto del autor que ha decidido zarpar. De esta manera surge esta publicación que lejos de ser una composición rítmica y métrica su objetivo se centra en la exploración de sí mismo.

José Camargo Zurita nació en el vientre de la musa a la que muchos han dedicado sus versos; la Ciudad de México (1955), y como rindiendo un tributo, la aborda en la desnudez de sus noches, de sus calles, del escenario en dónde logró interpretar un vasto número de escenas, protagonista de su propia vida, la ciudad desbocada/ sombra de nube, huella de nada/ proa cubierta de muertos/ de muertos con hijos, criaturas de salva.

En De los textos del alcohol se pude leer el prólogo que José Agustín dedica al autor del que dice “Como el título indica, en él se enfatiza la naturaleza yin, humana, terrenal, y dionisiaca del autor, pero en el fondo, para mí, más bien expresa una búsqueda intensa de uno mismo. Se trata de una iniciación sin ritos ni maestros, de un viaje al fondo de la noche con tonalidades muy oscuras y predominantemente tristes”.

En los poemas de José Camargo Zurita se pueden leer gabelas dedicadas a las ligaduras que lo atan a lo que el denomina `noche líquida´ y que funge como hilo conductor del libro, que desde el título, predice los contenidos; ansiedad, espera, extravío, delirium, silencio, presagio, noche, muerte, penitencia, apetito.

Las figuras de fémina están trazadas desde una perspectiva diferente; son una imagen mítica delineada con las tinturas del deseo. Prevalecen a lo largo de la obra como autoras del amor y también del desamor, como musas que perpetran al autor con la dulzura del indefenso y también con la fuerza de una unión romántica. Todas las imágenes son también analogías de la mayor de las musas, aquella de resplandor glorioso, heladamente blanca, que se erige en la `madre noche´ para ser contemplada en la oscuridad; la luna.

La muerte es el recurso que sazona la obra con misticismo y oscuridad, se habla de ella como si se tratara de una extensión del alma, el punto de la i, como dice el autor. Se complementa con el miedo y las lágrimas, con los fantasmas que acechan cualquier alma, y se la invita en todas ocasiones a la comunión y el diálogo, como si se tratara de verla de frente, letra por letra se dibuja lo que no tiene una figura.

Es también el autor, fundador de la banda de blues Real de Catorce, en la que, de igual forma que el lenguaje poético, hilvana la expresión de los sentimientos con el lenguaje más real, en el contexto de las palabras que no temen a los convencionalismos socialmente aceptados. Este capítulo en la vida de José Cruz Camargo también tiene cabida en esta publicación en dónde los versos dedicados al pueblo al que su banda hace tributo con el nombre, al norte de México, en San Luis Potosí.

Derivado de este místico lugar se relaciona a los elementos más profundos en la abstracción humana, que han sido pilares en el desarrollo espiritual, es aquí dónde el autor aborda la figura del Dios, y se refleja en la comunicación, antiguo conocimiento prehispánico, entre el ser humano y las fuerzas superiores a través de un de cacto que crece en el desierto; jíkuri.

De esta manera De los textos del alcohol reúne una serie de versos arrancados desde las profundidades de José Cruz Camargo, en los estados más complejos a los que todos los seres humanos nos enfrentamos, de una manera muy real por los tonos en que se escribe, este libro, es una búsqueda intensa de cada astro en la constelación del espíritu, que además está acompañada de trazos simbólicos que añaden un contenido gráfico, que en comunión logran expresarse.

1 comentario: